Tornillo de Banco

No importa si es para el uso casero o profesional, existen muchas herramientas absolutamente necesarias para realizar trabajos de taller. Y una de las principales son los tornillos de banco, los cuales son la base de muchos trabajos. Entonces, si desea saber más sobre estos equipos, a continuación le hablaremos de los tipos y de cómo usarlos. ¡Conoce más detalles sobre el tornillo de banco!

¿Qué es un tornillo de banco?

Básicamente, un tornillo de banco, conocido también como morsa, es una herramienta de sujeción de piezas y materiales para realizar trabajos mecánicos sobre los mismos.

Estas herramientas están hechas de metales pesados y resistentes, para ofrecer un agarre firme y estático sobre las piezas en las que se trabajan. Y para mantener la estabilidad, suelen estar sujetadas o ancladas a mesas de trabajo, que a su vez suelen anclarse fijamente al suelo.

La utilidad de los tornillos de banco viene dada gracias a la posibilidad de variar la fuerza de agarre para ajustarse a diferentes tipos de materiales, así como a la forma de las piezas.

Principales partes de un tornillo de banco

Aunque existen muchos tipos de tornillos de banco cada uno con formas diferentes, todos comparten una serie de partes básicas:

  • Base de anclaje – Como indica el nombre, es la base de la herramienta, donde se asegura a la mesa de trabajo.
  • Tornillo de potencia – Mejor conocido como husillo, es un tornillo que se encarga de acercar los elementos de agarre entre sí, convirtiendo la rotación de la palanca en desplazamiento lineal.
  • Palanca – También llamada manivela, es la que transfiere la fuerza de las manos al husillo.
  • Mandíbulas fijas – Son las desplazadas con el movimiento del tornillo de potencia para aplicar presión.
  • Mandíbulas móviles – Están sujetas a las fijas a con tornillos ajustables. Estas hacen contacto con las piezas y suelen estar hechas de materiales blandos, como el plomo.
  • Yunque – Se encuentra en el lado opuesto a la manivela y consiste en una superficie plana y resistente para martillar piezas sobre la misma.

Tipos de tornillo de banco

Existen muchas formas en las que se pueden clasificar las morsas según su uso o forma, pero los principales tipos son:

  • Tornillo de herrería – Son grandes, robustos y pesados, diseñados para sujetar metales y permitir martillazos fuertes sobre las piezas.
  • Tornillo de carpintería – Son más ligeros y las mandíbulas tienden a ser más delicadas para evitar dañar la madera.
  • Tornillos de mesa – Conocidos como morsas móviles, se sujetan a una mesa de trabajo con presión y se caracterizan por ser más ligeras y portátiles.
  • Tornillos fijos – Se atornillan a un banco o mesa, lo cual las hace mucho más estables, diseñadas para trabajar en piezas pesadas.

¿Cuáles son los usos de un tornillo de banco?

Los tornillos de banco, son utilizados para todo tipo de tareas de taller que requieran trabajar sobre una pieza única. Esto incluye el pulido, lija o lima de piezas, tallado o perforación, serrado o fresado, plegado de materiales, entre otros.

¿Cómo usar el tornillo de banco?

Para usar un tornillo de banco, primero debe asegurarse de fijarlo a la superficie de trabajo. Una vez hecho esto, solo debe colocar la pieza entre las mandíbulas y girar la manivela hasta que esta esté segura. Tenga en consideración el material y la presión, para evitar deformarlo sin intención.

Los tornillos de banco son herramientas sumamente versátiles, permitiendo usarlas no solo para sujetar piezas de cualquier material, sino que también permiten usar la presión como una herramienta en sí.

Leave a Reply