Inversionistas acreditados y no acreditados de Crowdfund

  1. Finanzas personales
  2. Invertir
  3. Invertir en Crowdfund
  4. Inversionistas acreditados y no acreditados de Crowdfund

Libro Relacionado

Por Sherwood Neiss, Jason W. Best, Zak Cassady-Dorion

Durante muchas décadas, los inversionistas estadounidenses se han dividido en dos categorías: acreditados y no acreditados. Estas designaciones son las mismas en la inversión de fondos colectivos. La ley federal indica que los inversionistas acreditados cumplen por lo menos uno de dos criterios:

  • Tienen un patrimonio neto de más de $1 millón (excluyendo su capital de residencia principal) ya sea de manera independiente o con un cónyuge.
  • Han ganado más de $200,000 por año por los dos años más recientes o $300,000 por año con un cónyuge por los dos años más recientes.

Todos los demás se consideran no acreditados. Los inversionistas acreditados pueden hacer lo que quieran con su dinero y no tienen restricciones en sus opciones de inversión. Antes de la aprobación de la Ley JOBS, los empresarios que deseaban reunir capital (y que cumplían ciertos criterios con la Comisión de Valores y Bolsa) podían hacerlo buscando inversiones de tantos inversores acreditados como quisieran, pero sólo de hasta 35 inversores no acreditados (en la mayoría de los casos).

Para proporcionar un poco de contexto, de acuerdo con los datos del Servicio de Impuestos Internos de 2009, menos del 3 por ciento de los 140 millones de declaraciones de impuestos presentadas reflejaban un ingreso anual de más de $200,000.

Basado en esos datos, usted puede estimar que antes de la aprobación de la Ley JOBS, hasta el 97 por ciento de los estadounidenses eran considerados inversionistas no acreditados en base a los criterios de ingreso. (Algunas de las personas en ese 97 por ciento pueden haber calificado como inversionistas acreditados según los criterios del valor neto).

Y cualquiera que se considere un inversor no acreditado tiene pocas posibilidades de participar en la financiación de nuevas empresas y de pequeñas empresas. (Con sólo 35 inversores no acreditados permitidos para la mayoría de las nuevas empresas, las oportunidades de inversión de capital privado no existían).

La ley JOBS Act cambió todo el panorama. Ahora, los inversores potenciales no necesitan cumplir con un umbral de ingresos mínimos o de patrimonio neto para invertir en nuevas empresas y en pequeñas empresas. En otras palabras, usted puede ser un inversionista no acreditado y aún así tener la oportunidad de comprar capital privado o deuda.

Alguien que gana $25,000 podría elegir invertir $50 o $500 en una campaña en la que ella cree. Si proyecta este escenario a las decenas de millones de estadounidenses que antes no podían participar en el capital privado, puede imaginar el impacto potencial de la inversión en fondos colectivos.

El dinero que fluye hacia las nuevas empresas y las pequeñas empresas creará una demanda de productos y servicios que apoyen a estas empresas (desde el papel de copia hasta los programas de contabilidad y los automóviles), creando así la demanda de puestos de trabajo y estimulando la economía. ¡Esto es ganar-ganar-ganar, amigos!

Leave a Reply